La moda Genderless o cómo vestir sin restricciones

¿Cuándo empezó la mujer a llevar pantalón? Los expertos en el tema afirman que, aunque durante la II Guerra Mundial se aceptó su uso por razones puramente prácticas (permitir más movilidad a la mujer en el trabajo), su eclosión no llegó hasta los años 1960. En parte fue gracias a la alta costura y, concretamente a Yves Saint Laurent, que lanzó el primer esmoquin en una colección para mujer. En parte también fue gracias a figuras como  Audrey Hepburn, que demostró que se podía llevar pantalón, pelo corto y zapatos planos sin dejar de ser mujer y femenina. ¿Pasará lo mismo con los hombres y las faldas o vestidos?

En la moda hay que experimentar, probar, expresar. ¿Qué es lo que te sienta mejor? ¿Con qué prendas te encuentras más cómoda, más tú? La ropa que llevamos es reflejo de nuestra personalidad. Por eso, no creemos en los límites a la hora de vestir. Y tampoco creemos en que todavía hoy existan normas que separen estilismos típicamente masculinos de típicamente femeninos.

Desde hace ya algunos años podemos ver la irrupción de la moda mixta en las pasarelas o en las tiendas de ropa más habituales. Existen colecciones pensadas, creadas y concebidas para hombres y mujeres indistintamente. A su vez, grandes diseñadores como Prada, Givenchy, Moschino, Gucci o Saint Laurent han subido a las pasarelas a mujeres modelos vestidas con sus colecciones masculinas y viceversa.  Y así lo expresaba Miuccia Prada: “Combinar ambos sexos en la pasarela es mostrar algo mucho más real. Más actual. De otro modo parece que estamos en un mundo de clases, en los tiempos de mi abuelo, con las mujeres separadas de los hombres”

Yves Saint Laurent – Vein Magazine

Los grandes almacenes británicos Selfridges lanzaron una idea innovadora hace algún tiempo, una sección Agender. Las tiendas eran neutras, los maniquís también, no había señalización que indicara qué prendas eran de hombre y cuáles de mujer. Esto ocurrió porque la marca había detectado que muchas mujeres hacían sus compras para ellas mismas en tiendas de ropa masculina.

Nos gusta pensar que, de alguna forma, nosotras también hemos contribuido a visibilizar y a normalizar un elemento que había sido relegado típicamente a los estilismos masculinos: los gemelos. Veíamos y seguimos viendo como los usan nuestros padres, abuelos, hermanos y no entendíamos como un complemento tan especial no era para ambos géneros.

Bianca Neri, con nuestras camisas con puños de gemelo, reivindica que cada uno vista acorde a su personalidad porque la moda, además de vestirnos, nos identifica y, así lo creemos nosotras, también nos tiene que divertir.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *